+34 663 797 799 hola@zonadeconfort.cat

Las personas destinamos de seis a ocho horas diarias a dormir, lo que significa que a lo largo de nuestra vida pasamos una media de 20 a 25 años durmiendo.

Además, hasta un 32% de la población española afirma levantarse cada mañana cansados y sin energía o con dolores musculares, una cifra que crece progresivamente conforme aumentan los años del colchón, según un estudio realizado en 2009 por la Asociación Española de la Cama (ASOCAMA). Es por ese motivo, que la elección de nuestro colchón es tan importante.

Hoy desde Zona de Confort respondemos 6 preguntas que debes hacerte en el momento de escoger tu colchón.

¿Sobre qué tipo de base o somier vas a colocar el colchón?

En el mercado existen diferentes opciones de bases y somieres que también deben ser considerados en el momento de escoger el colchón, tanto si solo vas a renovar el colchón o ambos.

Base tapizadas y canapés fijos

Este tipo de soporte se adapta a cualquier tipo de colchón. Se trata de un tipo de base que ofrece un soporte homogéneo en toda la superficie y que evita las deformaciones en el colchón debido a malos apoyos.

Además, la mayoría de ellos está dotado con un tejido con malla 3D, que ofrecen un alto nivel de transpiración y la acumulación de humedades y la aparición de mohos en la base del colchón

Somieres de láminas

Los somieres de láminas están recomendados, especialmente para colchones viscoelásticos o de látex. También se pueden colocar sobre ellos los colchones de muelles clásicos, sin embargo no es nada recomendable para colchones de muelles ensacados.

Somieres articulados

Para los somieres articulados deberemos elegir un colchón que se puede que sea flexible y adaptable a las posiciones del somier articulado. En este caso, podemos escoger entre un colchón viscoelástico o de látex, puesto que ambos aportan la capacidad de recuperación de su forma perfecta para el uso en somieres articulados

Canapés abatibles

Las recomendaciones que tenemos que tener en cuenta para el canapé son las mismas que para las bases tapizadas, con el detalle de que actualmente se recomienda tener en cuenta la altura del colchón

¿Qué colchón comprar según nuestra constitución y cómo dormimos ?

Elige un colchón blando si:

Duermes boca abajo, para evitar malas posturas en la zona del cuello y no forzar la torsión de la columna.
Eres de complexión fina y ligera.

Elige un colchón intermedio si:

Duermes de lado, para que se adapte a la forma de tus caderas y hombros.
Estás en un peso estándar (por debajo de los 80 kg)

Elige un colchón más firme si:

Duermes boca arriba, así evitarás malas posturas de la columna vertebral, especialmente a nivel cervical y lumbar.
Te mueves mucho durante la noche
Tienes un peso alto (entre 80 y 110 kg elige una dureza media y alta si pesas más)

¿Qué necesidades de confort puedes tener?

  • Independencia de lechos – Buscas un colchón que te ayude a descansar sin despertarte cada vez que tu pareja se mueva o salga y entre de la cama.
  • Regulación de la temperatura – Buscas un colchón que mantenga tu temperatura corporal.
  • Confort y firmeza – Buscas un colchón que sea confortable y que no presione o hunda tu cuerpo en el colchón.

¿Qué tecnologías o tipos de colchón existen hoy en el mercado?

Muelle ensacado

Un colchón de muelles ensacados es aquel que en su núcleo presenta una carcasa de muelles individuales envueltos en saquitos de tela.

Su ventajas son: gran independencia de lechos, el alto grado de adaptabilidad y el reparto homogéneo del peso sobre toda la superficie de descanso

Espuma Viscoelástica

Sus especiales propiedades la convierten en una excelente opción para obtener un soporte ideal con una acogida suave.

Sus ventajas son: efecto memoria, eliminación de los puntos de presión y sensación de ingravidez

Látex

El látex presenta gran elasticidad y permite generar distintas zonas de firmeza mediante perforaciones del bloque.

Sus ventajas son: gran capacidad de adaptación, gran elasticidad y reducción de los puntos de presión.

Espumas HR (alta resiliencia)

Los colchones con HR tienen densidades superiores a 25 kg. en su espuma. Además los colchones HR se caracterizan, gracias a la resiliencia, por recuperar su estado original después de haber sido sometidos a una presión y también son sinónimo de adaptabilidad y firmeza.

¿Cuándo deberíamos cambiar nuestro colchón?

Asocama, la asociación española de fabricantes de colchones, recomienda hacerlo como máximo cada 10 años, por higiene y confort. Aunque los materiales se van desgastando de manera muy sutil con el tiempo, pierden sus propiedades de confort y ya no garantizan ni el descanso ni la higiene.

Además las características y las necesidades de las personas cambian con el paso del tiempo, por lo que un colchón que en su momento podía ser adecuado, años después no tiene porque ser la mejor opción.

¿Cómo alargar la vida de nuestro colchón?

  • Evita las humedades en el dormitorio. Los ambientes húmedos favorecen la aparición y desarrollo de hongos.
    Ventila la cama todas las mañanas. No hagas la cama hasta que pasen 15-20 minutos como mínimo.
  • Protege tu colchón con una funda preferiblemente transpirable e impermeable. Lávala, al menos, 3 veces al año para proteger tu colchón y asegurar la máxima higiene
  • Dale la vuelta regularmente tu colchón de pies a cabeza (1 vez al mes) y en caso de que tu colchón tenga dos caras de uso lo deberás voltear por completo 1 vez por estación.
  • Limpia tu colchón con espumas de lavado en seco y aspíralo regularmente. La piel muerta se deposita sobre él todas las noches creando un campo de cultivo perfecto para ácaros.