+34 663 797 799 hola@zonadeconfort.cat

A todos nos gusta disfrutar de un sillón cómodo y confortable, aquel que con el tiempo acaba siendo especial.  A medida que nos hacemos mayores pasamos más horas sentados y necesitan lugares bien adaptados, cómodos y prácticos. Pero ¿cómo encontrar el mejor? No estamos hablando de simple decoración, sino de mejorar el bienestar. Te damos consejos para acertar tu compra.

Consejos para elegir el sillón relax

Cuando pensamos en comprar un sillón pensamos en el color, el diseño y como quedará en el salón pero cuando pasas muchas horas sentado se convierte en una necesidad especial. Un sillón debe estar diseñado para satisfacer las necesidades del usuario y no todas las edades demandamos lo mismo. Una mala elección puede traernos problemas ergonómicos, posturales e incluso deslizamientos y caídas. Escoger el sillón no adecuado puede producir rechazo del usuario y preferir estar en la cama, donde además de los propios problemas del sistema músculo esquelético podría generar problemas de sociabilización al encontrarse aislado en una habitación aparte.

Características del sillón para mayores

Comodidad

Sentirse cómodo en tu espacio es vital para la salud. Un sillón ha de ofrecer buen apoyo lumbar. La profundidad y altura del asiento también son factores clave. Puesto que no llegar o que la parte posterior esté demasiado lejos nos llevaría a posturas dañinas. El cuerpo ha de estar bien asentado y apoyado para estar en reposo, reducir al máximo el trabajo muscular y eliminar la fatiga postural.

Elevapersonas

La realidad es que la gente mayor tiene más problemas de movilidad. Una de las principales características es la accesibilidad del sillón. Hoy en día encontramos sillones que nos facilitan la incorporación haciendo gran parte del trabajo de esta maniobra. Un sillón que se levanta y nos permite ponernos de pie es clave para la autonomía.

Reposacabezas

La posición de la cabeza es muy importante y disponer de reposacabezas y orejas laterales nos proporcionarán la ayuda necesaria. Hay que mantener una buena posición de la cabeza y cuello para prevenir lesiones cervicales. En los casos de debilidad muscular podemos encontrarnos con dificultades para mantener el control y la posición pudiendo derivar en problemas respiratorios o de circulación.

Apoyos laterales 

Disponer de facilidades para apoyar los brazos nos ayuda a mantener el tronco recto y reducir el trabajo el sistema músculo esquelético. Aquellos que tienen más años suelen tener más debilidad muscular y dificultad para mantener una posición adecuada.

Reposapies

Disponer de reposapiés significa no dejar ningún músculo colgando permitiendo la correcta posición de la columna vertebral y evitar problemas de circulación. Además, disponer de este extra también nos ofrece un plus en comodidad. Elige un sillón con motor para facilitar esta funcionalidad.

Reclinable

Si necesitamos un espacio para pasar muchas horas apreciaremos un espacio reclinable para poder descansar. Con un sillón con las características adecuadas se puede disfrutar de siestas de ensueño. Y no solo es cuestión de descanso también de salud pues así resulta más fácil cambiar de posición y evitar úlceras. Recomendamos utilizar un sillón con motor para inclinarlo por su facilidad de uso y comodidad.

Material

Pasar muchas horas en una misma butaca con movilidad reducida puede ser un problema y podríamos deslizarnos e incluso caernos. El material del sillón ha de evitar el deslizamiento con las telas más suaves.

Limpieza

En un asiento de uso intensivo acabas realizando muchas actividades. Será probable que se ensucie de uso, comida o derrames de líquidos. Te recomendamos un acabado superficial fácil de limpiar.

Ligero y manejable

Es habitual que nuestros mayores necesiten ayuda. Un sillón fácil de mover y maniobrar facilita mucho la tarea del cuidador y hace que queramos utilizar más esta herramienta.