+34 663 797 799 hola@zonadeconfort.cat

Con la llegada del calor llega el momento de dar aire fresco al hogar. Este verano está siendo especialmente caluroso y ¿qué mejor que aportar un toque más ligero al salón?. Colores claros, mucha luz y unas gotas de vacaciones.

Durante la estación estival apetece cenar con los amigos, los encuentros familiares y las veladas distendidas. Hoy te damos unos consejos para crear el ambiente perfecto en tu salón de verano.

5 Consejos para decorar el salón en verano

Cuando cambiamos de estación no hace falta remodelar todo el piso para los próximos seis meses, pero si te apetece, cambiar algún detalle te dará la sensación de novedad. No te dejes llevar por el abandono, las novedades te alegrarán el hogar y el espíritu.

 

¿Tienes el sofá adecuado?

El sofá es una de las piezas centrales de cualquier salón o salón-comedor. Es tu lugar de descanso y donde acomodarás a tus visitas. Gran parte de la vida familiar sucede al rededor del sofá. Este ha de ser una referencia que marque el estilo de tu decoración. 

¿Como elegir un sofá de verano? Es muy sencillo, los muebles como la comida han de ser ligeros. Para empezar, apuesta por colores claros, blancos, beige, crema o gris clarito. Si te sientes cosmopolita, puedes utilizar el color que desees, azul o verde, por ejemplo, pero en tonos pastel.

Otra de las características de un sofá de verano es que sea bajito. Las decoraciones recargadas nos abruman más y en verano nos gusta la luz, el espacio y los espacios despejados. No necesitas un gran mamotreto para presumir de sofá elegante.

No hay que olvidar la máxima que los sofás de tela son más fresquitos que los de piel o polipiel.

 

Aligera el espacio

Ha llegado el comento de deshacerse de aquellos elementos que resultan cargantes o que dan calor. Lo primero que debes hacer es recoger las alfombras, ya las recuperarás en noviembre. No olvides guardar también todas aquellas mantitas de sofá que todavía tienes rondando por ahí. Aprovecha para cambiar las fundas a sofá, si tiene, y cojines. Utiliza los tejidos naturales, como el algodón y los colores fríos o claros.

 

Renueva la luz

El verano es buen momento para pintar, apetecen los cambios, ha llegado el momento de lavar la cara al salón y utilizar colores claros, blancos o pastel. Entre los colores escoge aquellos que llamamos fríos, es decir, blancos, verdes y azules, aunque un amarillo claro también podría valer. Hay que tener en cuenta que estas gamas de colores nos sugieren más frescura. Una buena opción es combinar paredes en blanco con elementos de decoración de color, una vez más en tonos azules, verdes o amarillos.

 

La decoración, tu mejor aliado

La opción más fácil para refrescar tu salón es cambiar la decoración. Hay muchas combinaciones con elementos decorativos que nos evocaran el ambiente deseado. Los elementos decorativos marineros son muy sencillos y los puedes hacer sin invertir mucho dinero, nudos, conchas de mar, piedras… 

También quedan muy bien los jarrones transparentes. Llenos o vacíos siempre son buena opción. Los puedes rellenar de arena y conchas de mar. También te sirven para poner flores. 

Los centros de mesa con frutas como limones, que duran más que los melocotones, también son muy frescos. Igual que las flores, llena tu salón de flores y deja que las vacaciones entren en tu hogar.

Sin despreciar las combinaciones de velas, estas son un elemento decorativo barato, sencillo y con resultados muy agradables. Busca velas aromáticas y combina algunas blancas con otras de color.

 

 

No hay nada más fresco que las plantas

¡Llena de salón de plantas verdes! Las plantas pueden ser tu mejor aliado, no hay nada más natural y las fibras naturales ayudan a refrescar el ambiente. El color verde llena de vida las estancias cerradas. Las flores dan color y luminosidad. Además, las plantas tienen muchos impactos positivos en las casas, generan oxígeno, regulan la humedad y mejoran el estado de ánimo de las personas.

No lo dudes, las plantas son económicas y con unos resultados inmejorables.